Germinado de semillas

Las semillas y legumbres germinadas son alimentos que se mantienen vivos y con un alto porcentaje nutricional hasta el momento de su ingesta. Son rápidos y fáciles de producir, con gran cantidad de enzimas, vitaminas naturales, aminoácidos, clorofila, minerales y oligoelementos que ayudan a la propia digestión.

Qué es germinar y sus procesos.  

Germinar es producir las condiciones necesarias para que la vida guardada en la semilla despierte, así el germinado provoca en la semilla la estimulación del metabolismo cuando entra en contacto con los elementos necesarios para ello: aire, agua, calor. La semilla guarda el embrión y una reserva nutricional para dar comienzo a la vida activa. Antes de ello esa vida latente está  recubierta por la cáscara. La reserva nutricional de la semilla está compuesta por proteínas, carbohidratos, vitaminas y sales minerales. La semilla germinada está en el proceso máximo de crecimiento de una planta no madura y es en este momento cuando se producen grandes cantidades de vitaminas, es decir, se comportan como generadores de vitaminas en gran funcionamiento, quitando antioxidantes, almacenando minerales y trazando elementos de una forma más bio-disponible. Todo el alimento almacenado y las enzimas necesarias para el crecimiento de la nueva planta son convertidas como semillas germinadas. Las proteínas, carbohidratos y grasas son predigeridos para liberar aminoácidos, azúcares y componentes solubles. Minerales esenciales tales como calcio y magnesio también se  proporcionan en los brotes. Algunos datos:  

Se habla de que ayudan a su propia digestión o a ser digeridos (sobretodo en humanos), debido a que algunas semillas y legumbres en su estado puro son difíciles de digerir; imaginad el comeros una semilla de soja en su forma natural y una de semilla de soja germinada. Esto en loros es muy conveniente para cuando tenemos alguno con una salud deficiente. La energía vital en brotes frescos está pensada para ayudar y estimular la capacidad auto-curativa tanto en humanos como en pájaros. Los brotes proveen al cuerpo una nutrición de alta calidad que es usada como combustible. No solo contienen muchos vestigios minerales, vitaminas y enzimas necesarias para reparar el tejido, este “alimento predigerido” libera de recursos al cuerpo en la tarea de la digestión para acelerar el metabolismo y para superar desafíos al sistema inmune. Ya fueron altamente valorados por sus valores nutritivos, curativos y rejuvenecedores hace unos 5000 años por los chinos.

 

Preparación.  

No importa que recipiente vayas a usar: cacerola, bol, tarro de cristal, tupper, colador, germinadora... realmente es fácil hacer germinar semillas y legumbres. Algunas de ellas son rápidas en su germinado (entre un día y cinco), y su preparación es muy sencilla. Cuando comienza a aparecer la raicilla, la semilla está en su máximo valor alimenticio y a partir del quinto día éste comienza a decrecer.   Puedes comenzar a prepararlos durante la noche y servirlas por la mañana. Para ello coge un recipiente y vierte en él las semillas que quieras darles a tus agapornis, cúbrelas con agua  con unos milímetros por encima. Por la mañana las semillas habrán crecido en tamaño, retira aquellas que se quedaron flotando, luego escúrrelas hasta secar y sírvelas tal cual, a ellos les gustará comerlas así de frescas.   También podrás hacerlas germinar. Para ello utiliza un recipiente o varios para hacer germinar diferentes tipos de semillas por separado y así habituarte con los tiempos de germinado. En un principio puedes seguir unos pasos, como:  

Semillas.

Legumbres.

Las habas grandes crudas tales como la alubia común (Phaseolus vulgaris), negra (phaseolus spp), habas, judías, judía pinta y soja pueden provocar problemas de toxicidad y trastornos digestivos en personas y quizás también en los pájaros. A excepción de los brotes de soja (comestible crudos si han crecido durante mucho tiempo), estas habas deberían ser cocidas para ser digestibles y no son recomendadas para propósitos de germinar. Los brotes de soja, sin embargo, son altos en isoflavonas, SOD (superóxido dismutasa), un muy potente e importante antioxidante con los ácidos grasos y lecitina.  

Seguridad

Con medidas normales de seguridad en manipulación e higiene, los brotes crecerán sin riesgo de contaminación fúngica. Sin embargo, algunos utilizan un extracto de semillas de pomelo (Citricidal de Nutribiotic o Agrisept) para evitar la contaminación fúngica. Ten cuidado con la posible proliferación de hongos y moho, si ves que aparecen, deshecha esos germinados, limpia bien el recipiente utilizado y vuelve a empezar. Tus agapornis agradecerán que les sirvas tan rico y saludable alimento.

 

Fuente: http://www.landofvos.com/articles/sprouts.html

Prohibida la copia total o parcial sin el consentimiento expreso del autor del artículo

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más Información