Sácalo del nido. Papilla, papilla, papilla, papilla. Quítale una toma, ponle panizo, sácalo a una jaula un rato. Mimitos, mimitos, mimitos, ponle pasta de cría, sácalo otro rato, semillas, manzana y vuela, vuela, vuela...

¿Qué prisa hay en que se emancipen tan pronto? Pretendemos que estén volando en tiempo récord, que estén comiendo sólos en tiempo récord y que nos quieran en tiempo récord.

Hay que tener en cuenta que si exponemos a un animal de corta edad a muchos estímulos lo único que conseguimos es sobre excitarlo y así, no vamos a tener un animal tranquilo.

¿Quieres un pájaro tranquilo o nervioso?

Si los pájaros cuando se les deja crecer en el nido no salen hasta los 35-50 días dependiendo de la especie ¿por qué nos empeñamos en sacarlos a una jaula con 30 días?

Os aconsejamos:

  1. Nunca comenzar a ponerles sólidos antes de los 35 días, incluso si es posible, comenzar algo después. Cómo ya os hemos explicado en notas anteriores, cuanto más tiempo pasen comiendo papilla más rápido la dejan. A veces, si comen sólido demasiado pronto, se les quedan las semillas en el buche por mucho tiempo y al seguir tomando papilla puede haber problemas.
  2. Utilizar una faunabox amplia donde podamos echar el panizo y lo que utilicemos como primeros alimentos sólidos. De esta forma no es necesario sacarlos a ningún otro sitio donde puedan sufrir estrés y frio.
  3. Los agapornis no son juguetes, hasta que les llegue la hora de volar lo más importante es que estén tranquilos, sacarlos para jugar, para que anden sobre la mesa, etc, es una actitud egoista por parte de los que los cuidan. Nadie que tenga un bebé lo saca de la cuna para jugar hasta que no les llega la edad en la que están más tiempo despiertos. Pues los agapornis papilleros son bebés, pero de pájaro.
  4. No hay que tener prisa por que vuelen. Si, llegado el momento, los dejamos encima de nosotros, en la mesa, etc, ellos comenzarán a volar sólos con vuelos cortos. Ese es el momento de jugar con ellos. Bajo ningún concepto se lanzan, ni nos ponemos a 3 metros para que vengan, si no saben volar tampoco saben aterrizar y puede haber accidentes graves.
  5. El paso a la jaula debe ser gradual y esta la tendremos que situar en una habitación donde no estemos nosotros, de forma que el pájaro se acostumbre a estar en ella y el hecho de vernos no le cause estrés. La jaula debe ser pequeña hasta que veamos que trepa sin problemas. A ser posible los primeros días acolcharemos el suelo con heno o papel de cocina sin dibujo.Si se siguen estos pasos tendremos un ave tranquila y una perfecta mascota. Esto no quita, que como muchos sabemos, algunos pájaros criados a mano no lo parezcan.

faunabox

Prohibida la copia total o parcial sin el consentimiento expreso del autor del artículo