Recomendamos que tengáis presentes los siguientes factores cuando os decidáis a comprar vuestro agapornis.

  • El plumaje ha de ser vivaz, nunca le deben de faltar plumas, especialmente en las remeras y timoneras, tampoco debe presentar ninguna calva en todo el cuerpo del animal.

    Importante: Algunos pájaros pueden tener ausencia de remeras pero por voluntad de sus propietarios, así que cuidado con esto, no confundir este punto con lo anteriormente dicho, un agapornis con las remeras recortadas no es un agapornis enfermo.

    A continuación os mostramos unas fotografías para que sepáis diferenciarlo.

     

    La primera fotografía muestra un agapornis sin recorte de remeras, como podéis apreciar tiene todas las remeras completas.

    Agapornis sin remeras recortadas

    La segunda fotografía muestra un agapornis sin remeras, debido al recorte que sufrió por parte de sus propietarios.   

    Agapornis remeras recortadas completamente

    En la siguiente se muestra un agapornis con un recorte de remeras correcto.

    Agapornis remeras recortadas correctamente
  • El pico y lengua han de mostrarse limpios, sin manchas blanquecinas o amarillentas.
  • Los ojos han de ser brillantes y no debe presentar enrojecimiento en los parpados.
  • Las patas de un agapornis sano deben mostrarse siempre limpias, sin enrojecimientos y sin escamas.
  • El agapornis es un pájaro muy activo así que nunca debe mostrarse arrinconado en la jaula-pajarera donde esté alojado.

    Así como tampoco debe mostrarse embolado (es decir, con las plumas hinchadas), con las alas caídas, sin fuerza, y con los ojos entrecerrados. Síntoma de que se encuentra muy enfermo.

    Un agapornis sano tiene que ser activo y vivaz.

  • Las heces nunca han de ser negras. También hay que vigilar que no presente heces diarreicas (es decir, con exceso de líquido y pocas heces). Aunque matizo que en algunos casos, si han comido frutas o verduras recientemente puede darse el caso de que las heces sean acuosas debido a la alimentación.

    Así como tampoco debe presentar heces alrededor de la cloaca.

  • El agapornis no debe presentar mucosidad en los orificios nasales, notaréis si tiene mucosidad por las plumas que hay justamente arriba de los orificios nasales, estas plumas se verán mojadas debido a la mucosidad.
  • Tampoco debe mostrarse cansado o fatigado.
  • No beber agua excesivamente.
  • A ser posible coger el agapornis y palpar si se le nota excesivamente la quilla. La quilla es el hueso del pecho.

Advertir también que si al agapornis le falta algún dedo o uña, esté cicatrizado y no hayan restos de sangre, mientras se cumplan las premisas anteriores es un agapornis apto.

Esperamos que este artículo os sea de ayuda a la hora de adquirir vuestro agapornis.

Nota: Si no sabes reconocer las remeras, la quilla y otras partes del cuerpo del agapornis os recomendamos echéis un vistazo a los siguientes artículos:

Anatomía del agapornis. Las alas y la cola. 

Anatomía del agapornis: partes del cuerpo

Anatomía del agapornis: sistema esquelético

Prohibida la copia total o parcial sin el consentimiento expreso del autor del artículo