Germinado de semillas

Las semillas y legumbres germinadas son alimentos que se mantienen vivos y con un alto porcentaje nutricional hasta el momento de su ingesta. Son rápidos y fáciles de producir, con gran cantidad de enzimas, vitaminas naturales, aminoácidos, clorofila, minerales y oligoelementos que ayudan a la propia digestión.

Qué es germinar y sus procesos.  

Germinar es producir las condiciones necesarias para que la vida guardada en la semilla despierte, así el germinado provoca en la semilla la estimulación del metabolismo cuando entra en contacto con los elementos necesarios para ello: aire, agua, calor. La semilla guarda el embrión y una reserva nutricional para dar comienzo a la vida activa. Antes de ello esa vida latente está  recubierta por la cáscara. La reserva nutricional de la semilla está compuesta por proteínas, carbohidratos, vitaminas y sales minerales. La semilla germinada está en el proceso máximo de crecimiento de una planta no madura y es en este momento cuando se producen grandes cantidades de vitaminas, es decir, se comportan como generadores de vitaminas en gran funcionamiento, quitando antioxidantes, almacenando minerales y trazando elementos de una forma más bio-disponible. Todo el alimento almacenado y las enzimas necesarias para el crecimiento de la nueva planta son convertidas como semillas germinadas. Las proteínas, carbohidratos y grasas son predigeridos para liberar aminoácidos, azúcares y componentes solubles. Minerales esenciales tales como calcio y magnesio también se  proporcionan en los brotes. Algunos datos:  

  • El albumen o sustancias nutritivas que contiene la semilla son predigeridas por efecto de las enzimas.
  • Las proteínas complejas se transforman en aminoácidos simples.   Las sales minerales (calcio, fósforo, potasio, hierro, magnesio) se multiplican. Se sintetizan abundantes las vitaminas y aumentan su cantidad en forma exponencial.
  • Las grasas se convierten en ácidos grasos.
  • El almidón se reduce a maltosa y dextrina, azúcares más simples que exigen menos esfuerzo al aparato digestivo, liberan energía más rápido y producen un efecto estimulante.
  • Se forma la clorofila, muy similar estructuralmente a la hemoglobina y que, como ella, lleva oxígeno a las células y es un buen agente desintoxicante y regenerador del organismo.
  • Ácidos y toxinas se descomponen.

Se habla de que ayudan a su propia digestión o a ser digeridos (sobretodo en humanos), debido a que algunas semillas y legumbres en su estado puro son difíciles de digerir; imaginad el comeros una semilla de soja en su forma natural y una de semilla de soja germinada. Esto en loros es muy conveniente para cuando tenemos alguno con una salud deficiente. La energía vital en brotes frescos está pensada para ayudar y estimular la capacidad auto-curativa tanto en humanos como en pájaros. Los brotes proveen al cuerpo una nutrición de alta calidad que es usada como combustible. No solo contienen muchos vestigios minerales, vitaminas y enzimas necesarias para reparar el tejido, este “alimento predigerido” libera de recursos al cuerpo en la tarea de la digestión para acelerar el metabolismo y para superar desafíos al sistema inmune. Ya fueron altamente valorados por sus valores nutritivos, curativos y rejuvenecedores hace unos 5000 años por los chinos.

 

Preparación.  

No importa que recipiente vayas a usar: cacerola, bol, tarro de cristal, tupper, colador, germinadora... realmente es fácil hacer germinar semillas y legumbres. Algunas de ellas son rápidas en su germinado (entre un día y cinco), y su preparación es muy sencilla. Cuando comienza a aparecer la raicilla, la semilla está en su máximo valor alimenticio y a partir del quinto día éste comienza a decrecer.   Puedes comenzar a prepararlos durante la noche y servirlas por la mañana. Para ello coge un recipiente y vierte en él las semillas que quieras darles a tus agapornis, cúbrelas con agua  con unos milímetros por encima. Por la mañana las semillas habrán crecido en tamaño, retira aquellas que se quedaron flotando, luego escúrrelas hasta secar y sírvelas tal cual, a ellos les gustará comerlas así de frescas.   También podrás hacerlas germinar. Para ello utiliza un recipiente o varios para hacer germinar diferentes tipos de semillas por separado y así habituarte con los tiempos de germinado. En un principio puedes seguir unos pasos, como:  

  • Selecciona semillas que han crecido naturalmente y están libres de productos químicos. Muchas de las mixturas ya vienen libres de ellos. No cojas semillas que hayan sido tostadas o congeladas.
  • Mide la cantidad que vas a ofrecerles. Una cucharadita puede valer para uno sólo. Esto lo irás viendo a medida que vayas cogiendo experiencia y preferencias de cada uno de tus agapornis.
  • Retira aquellas semillas que parezcan rotas o que por su apariencia puedan  no brotar.
  • Acláralas con agua hasta que esta corra limpia.
  • Ponlas en remojo durante una noche o 12h, como se dijo cubriéndolas unos mm. por encima, pudiendo añadir alguna solución antibacteriana para evitar el enmohecimiento. El agua de esta “solución” es beneficiosa para las plantas. Deja el recipiente en un sitio oscuro, ventilado a temperatura ambiente
  • Acláralas pasado el tiempo indicado antes. Escúrrelas bien, dejándolas simplemente húmedas.
  • Extiéndelas en un recipiente y guardándolas en algún sitio oscuro y ventilado. Manténlas húmedas porque mucho agua y poco aire podrían crear moho.
  • Acláralas varias veces al día. -Puedes retirar las cáscaras echando agua, éstas flotarán.
  • Cuando comiencen a brotar, deja que se sequen, las semillas continuarán creciendo en los comederos, si es que les da tiempo.

Semillas.

  • Amaranto: Remojar durante solo 2-4h. Las semillas más pequeñas pueden atravesar la “pantalla” en el método del jarro; alinear el tamiz con el paño de algodón o con el papel de cocina para retener las semillas. Los brotes pueden ser amargos.
  • Cebada (hordeum vulgare): mejor utilizar solo cebada sin pelar. Las cáscaras son duras pero a los loros no les importa.
  • Alforfón (polygonum esculentum): Remojar durante una media hora. Utilizar alforfón blanco, verde o marrón claro; el alforfón tostado no germinable es marrón medio.
  • Maíz de mazorca (zea mais): Remojar durante 12-18h. El maíz es muy duro y lento en germinar, pero el favorito de muchos loros. El maíz para palomitas es muy dulce. El uso de maíz para palomitas ahorra el lavar varias veces como se requiere en el maíz de mazorca. Contiene alto contenido en magnesio.
  • Mijo (milium spp): El mijo sin descascarar es el que mejor brota.
  • Avena (avena sativa): debe ser avena sin descascarar. La también llamada “avena entera” o avena pelada no germinará. Contiene un alto contenido en silicio, necesario para el desarrollo de las estructuras musculares, cerebrales y nerviosas. También contiene vitaminas B y E, proteínas, carbohidratos, fibra y minerales.
  • Arroz (oryza sativa): solo marrón, arroz sin procesar.
  • Centeno (secale cereale): Si enmohece, descártelo inmediatamente.
  • Triticale (triticosecale): cruce entre centeno y trigo.
  • Trigo (triticum aestivum) y escanda (triticum spelta): el trigo de invierno brota mejor que el de primavera. Contiene carbohidratos y además es rico en proteínas, magnesio, fósforo y vitaminas B y E. Remineraliza y regenera células.
  • Col y col rizada: brotes de sabor muy fuerte. Pueden crecer estando verdes.
  • Alholva o fenogreco: ligeramente amargo, los brotes de alholva son una buena ayuda digestiva, buenos para el hígado, y buenos para despejar mucosidades. Es un limpiador sanguíneo y renal que además estimula las funciones digestivas y hepáticas. Contiene abundante fósforo y hierro.
  • Semillas mucilaginosas: lino (linum usitatissimum), zaragatona (plantago psyllium), chía (salvia hispanica): en remojo de 2 a 4 horas, germina en 4 días. Pueden ser germinados pero requieren un recipiente especial de arcilla. Los pájaros disfrutan de ellos.
  • Mostaza: disponible en tres formas: negra (brassica nigra), marrón (sinapis) y blanca (sinapis alba). Las semillas marrones son más pequeñas y duras; la blanca y la marrón son recomendadas para mezclas. Pueden brotar estando verdes. Vitamina C, proteínas y lípidos.
  • Eragrostis: 4 horas en remojo. El eragrostis es un grano marrón minúsculo usualmente encontrado en tiendas de alimentación natural. Si no, encárgalo especificando grano entero. Produce un pequeño brote dulce.
  • Calabaza (citrullus vulgaris): el brote verdadero (que desarrolla una raíz) es bastante raro. Daños bacterianos y rancidez pueden ser un problema cuando se intenta germinarlos. Lo mejor es simplemente remojarlos y servirlos.
  • Rábano (raphanus spp): Picante y muy amado por los loros, con mucha clorofila además de excelente antibacteriano.
  • Sésamo (sesamum indicum): De 2-4 horas. Debe usar sésamo sin descascarar para germinar. Los brotes de sésamo son deliciosos en un día pero siguen creciendo aún refrigerados y comienzan a ser amargos el segundo día.
  • Pipas de girasol (helianthus annuus): Con o sin cáscara, negra o con rallas. Tienen un sabor terroso y son muy populares en el aviario. Ricas en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas B y E, calcio, hierro, fósforo, potasio y magnesio.
  • Pipas de calabaza: contienen proteínas, vitamina E, fósforo, hierro y zinc.
  • Quínoa, quinua o cereal madre: Remojar de 2 a 4 horas. Germina muy rápido. Disponibles quinoa blanca y negra. Se ha convertido en un brote favorito de muchos avicultores. 1/3 de quínoa y 2/3 de agua durante toda la noche y al despertar el recipiente estará lleno de brotes.

Legumbres.

  • Alfalfa (medicago sativa) y trébol (trifolium): Utilice un trapo de algodón, bandeja, tarro o colador con papel de cocina para evitar que las semillas minúsculas se cuelen. Remojar 2-4h. Vitaminas A, B, C, E y K además de calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Contiene también mucha clorofila
  • Garbanzo: Haga bastantes para alimentar a pájaros durante solo un día se estropean rápidamente.
  • Lentejas, marrón, verde o roja (lens spp): la marrón y verde tiene variedad de tamaños; generalmente el tamaño más pequeño brota más rápido. Los brotes de lentejas tienen un sabor picante y son el deleite de los loros. Ricas en hierro, proteínas y vitamina C.

Las habas grandes crudas tales como la alubia común (Phaseolus vulgaris), negra (phaseolus spp), habas, judías, judía pinta y soja pueden provocar problemas de toxicidad y trastornos digestivos en personas y quizás también en los pájaros. A excepción de los brotes de soja (comestible crudos si han crecido durante mucho tiempo), estas habas deberían ser cocidas para ser digestibles y no son recomendadas para propósitos de germinar. Los brotes de soja, sin embargo, son altos en isoflavonas, SOD (superóxido dismutasa), un muy potente e importante antioxidante con los ácidos grasos y lecitina.  

Seguridad

Con medidas normales de seguridad en manipulación e higiene, los brotes crecerán sin riesgo de contaminación fúngica. Sin embargo, algunos utilizan un extracto de semillas de pomelo (Citricidal de Nutribiotic o Agrisept) para evitar la contaminación fúngica. Ten cuidado con la posible proliferación de hongos y moho, si ves que aparecen, deshecha esos germinados, limpia bien el recipiente utilizado y vuelve a empezar. Tus agapornis agradecerán que les sirvas tan rico y saludable alimento.

 

Fuente: http://www.landofvos.com/articles/sprouts.html

Prohibida la copia total o parcial sin el consentimiento expreso del autor del artículo

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto